Impulsarlos a hablar: Diálogos de Conservación para las ONG del Corredor Mesoamericano Sur

In English

Abril 2004

¿Qué puede aprender una grande y bien establecida organización no gubernamental (ONG) basada en Ciudad de Panamá de pequeños grupos de base en la costa caribe de Nicaragua? Usted se sorprendería.

Reunir a diversas ONGs para compartir experiencias y discutir las prioridades para asegurar el éxito de proyectos ambientales fueron las metas principales de “los Diálogos de Conservación para Proyectos en el Corredor Mesoamericano Sur”, organizado por la Alianza para Bosques del 24 al 25 de marzo.

Apropiadamente, los participantes de 36 grupos grandes, medianos y grandes se encontraron en la mitad, en San José, Costa Rica.

Una cosa que cada uno tenía en común fue el apoyo financiero del Fondo de Alianzas para los Ecosistemas Crîticos (CEPF por su nombre en inglés). También, todos están trabajando para conservar la biodiversidad en áreas de alta prioridad dentro del corredor biológico que se extiende a lo largo de la costa este de Nicaragua hacia el sur hasta Panamá.

Ellos ya están compartiendo información acerca de sus proyectos por medio del Eco-Index de la Alianza para Bosques, una referencia virtual multilingüe de proyectos de conservación en América Latina y el Caribe, que tiene también el apoyo del CEPF.

Durante el taller, los conservacionistas descubrieron precisamente cuánto pueden ayudarse los unos a los otros mediante el intercambio de lecciones aprendidas, retos y soluciones creativas. Por ejemplo, durante una discusión de un proyecto de monitoreo y evaluación dirigido por Richard Margoluis, de la Fundación Success, ellos acordaron que era importante incluir a comunidades locales en todos los proyectos de evaluación y debatieron cómo medir el incremento en el conocimiento y los cambios en actitud en los locales hacia el manejo de los recursos naturales.

Otra sesión se enfocó en cómo los grupos pueden tratar de elaborar diferentes tipos de proyectos como investigación, ecoturismo y conservación de ecosistemas de forma autosuficiente. Una conclusión: no es posible enfocarse solo en la sostenibilidad económica—la cual frecuentemente puede tomar muchos años en alcanzarse—sino considerar también y buscar fondos para impactos sociales y ambientales.

Ernesto Ponce, de la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza de Panamá (ANCON), señaló que gracias a los Diálogos de Conservación “vimos que todos, aún cuando contamos con mucha experiencia, necesitamos tomar nuevos conductos, informarnos y respaldarnos”.

Zayra Ramos, del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), en Costa Rica, aplaudió la oportunidad de encontrarse con ONGs “que normalmente no tienen acceso a este tipo de eventos porque están territorialmente muy alejadas y que tuvieron la oportunidad de acercarse para ver qué pueden hacer juntas”.

Michele Zador, directora de CEPF para Mesoamérica; Manuel Ramírez, director de Conservación Internacional para Mesoamérica Sur; y los coordinadores regionales de CEPF para Mesoamérica Sur, Alejandro Álvarez y Luis Murillo, dirigieron la discusión hacia cómo el proceso de aplicación de CEPF puede ser mejorado, y se intercambiaron ideas hacia nuevos pasos por seguir en la consolidación del Corredor Biológico de Mesoamérica Sur.

Un reporte completo de la conferencia, en inglés y español, podrá ser accesado en el Eco-Index el próximo mes.